Cuando recules frente a la adversidad, pensá que en realidad le estás saliendo con los talones de punta.

Volver arriba

Pin It on Pinterest