Si querés empezar una revolución sólo necesitás una remera que diga "mi Dios es mejor que el tuyo".

Volver arriba

Pin It on Pinterest